Skip to main content

Nuevas actividades en el PN de Ordesa y Monte Perdido hasta el 15 de octubre

By Actividades, Deporte y Naturaleza, Espacios Naturales, naturaleza, Noticias, Noticias Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Patrimonio cultural, Red Natural de Aragón, Uncategorized
Cartel actividades septiembre y octubre PN Ordesa y Monte Perdido

Cartel actividades septiembre y octubre PN Ordesa y Monte Perdido

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido amplía sus actividades de educación ambiental hasta el 15 de octubre. Unas rutas guiadas por diferentes espacios del único Parque Nacional de la Red Natural de Aragón con las que se trata de acercar los valores naturales, culturales y paisajísticos de este espacio al público visitante.

Aquí os dejamos el listado de actividades y sus documentos explicativos:

Ruta por las ermitas de Tella y La Casa de la Bruja

De lunes a viernes.

De 10.30h a 13.30h Centro de visitantes de Tella
☎ Reservas en el 974 34 66 77

Documento explicativo de la ruta

 

Visita a La Casa de la Bruja

De lunes a domingo.

9.30h, 16.15h, 17.15h y 18.15h Centro de visitantes de Tella
☎ Reservas en el 974 34 66 77

Documento explicativo de la visita

Ruta guiada por los miradores de Escuaín/ Ruta de la Proa O’Castiello

Los lunes, miércoles y viernes de 10.00h a 11.00h
De lunes a viernes de 17.00h a 18.00h

Centro de visitantes de Escuaín
☎ Reservas en el 974 94 15 60

Documento explicativo de la ruta

 

Tritones, habitantes fascinantes de la Red Natural de Aragón

By Biodiversidad, naturaleza, Noticias, Red Natural de Aragón, Uncategorized

 

IMG_3953


Tritón jaspeado_Red Natural de Aragón

Aragón es una de las Comunidades con mayor biodiversidad de toda España. La Red Natural de Aragón cuenta con especies endémicas propias de los ecosistemas presentes en la Región. Entre esos endemismos se encuentran varias especies de anfibios. Hoy queremos hablaros de uno de ellos, el tritón. Este anfibio se encuentra, en muchos casos, amenazado por la pérdida de hábitat y los pesticidas, pero en buena parte del Pirineo y Prepirineo todavía conserva poblaciones numerosas en arroyos, balsas y pequeñas pozas de aguas limpias.

Por Daniel Falomir, educador ambiental de la Red Natural de Aragón

 

​El tritón es un pequeño anfibio que se encuentra representado por tres especies diferentes en los espacios naturales de nuestra Comunidad Autónoma: el tritón pirenaico, el tritón jaspeado y el tritón palmeado. Son animales difíciles de detectar, pues desarrollan su actividad durante la noche, y solamente en época de reproducción, acuden a pequeñas masas de agua. El resto del año, la espesura húmeda del bosque los esconde.

Doble vida

Anfibio significa “doble vida” y eso es lo que hacen. Pasan la mayor parte del año ocultos en la hojarasca, ya sea hibernando en época desfavorable o sobreviviendo fuera de la época de reproducción. Es en ésta época cuando los vemos con mayor facilidad en el agua, pues hasta ahí acuden a cortejarse e iniciar su reproducción. Sus pequeños huevos adheridos a las plantas acuáticas eclosionarán en forma de larva, aunque el tritón pirenaico los adhiere a pequeñas piedras y no le importa que haya corriente de agua, cosa que las otras dos especies no suelen tolerar. La metamorfosis suele durar 1 año completo, y aquí también hay diferencia, el pirenaico puede pasar hasta 2 años en estado de larva. Una vez pasado el estado de larva, abandonan el agua y no es hasta pasados 3 años cuando alcanzan la madurez sexual, que será cuando vuelvan a repetir todo el proceso.

 

 

Tritón pirenaico, una especie endémica

Tritón pirenaico_Red Natural de Aragón

Tritón pirenaico_Red Natural de Aragón

Especie endémica del Pirineo y Prepirineo.
Mide de 10 a 15 cm. Tiene el cuerpo de color pardo oscuro, siendo más oscuro a mayor altura.
A diferencia de otras especies de tritones, los adultos no tienen cresta ni en la espalda ni en la cola.
Los ejemplares juveniles presentan una línea amarilla longitudinal en el lomo, que se va haciendo menos visible con la edad.

 

 

Tritón jaspeado, sus manchas amarillas lo delatan

Tritón jaspeado_Red Natural de Aragón

Tritón jaspeado_Red Natural de Aragón

Tiene un tamaño similar al tritón pirenaico
(de 11 a 16 cm).
Se distingue fácilmente por el color de su
piel, de color verde amarillento con
numerosas manchas negras de gran
tamaño que se unen formando un
reticulado.
Durante el periodo de celo, los machos
muestran una cresta muy desarrollada.

 

 

 

Tritón palmeado, una cresta como rasgo diferenciador

Tritón palmeado_Red Natural de Aragón

Tritón palmeado_Red Natural de Aragón

De menor tamaño que el tritón pirenaico y el
tritón jaspeado (8-9 cm). Se distingue por su lomo de color pardo amarillento con manchas negras alargadas
hacia los costados.
A cada lado de la cabeza tiene una banda
oscura característica, desde la nariz a la parte
posterior del ojo.
En época de celo, el macho presenta los dedos
de las patas posteriores palmeados.
Muestran una cresta en la cola, que está más
desarrollada en los machos que en las hembras.

 

Estado de conservación

La destrucción de su hábitat es uno de sus problemas principales, en la antigüedad eran bien conocidos por su abundancia, y el “guardafuens” como era llamado al norte de nuestra comunidad se podía ver en cualquier manantial o arroyo por pequeño que fuera. La contaminación de las aguas, los atropellos y la introducción de especies exóticas son otras de las causas de su alarmante desaparición.

 

¿Qué comen?

Son animales insectívoros en sus dos estados (larva y adulto). Se alimentan de insectos tanto acuáticos
como terrestres, ya sea en forma de larva o adulto, aunque también de otros invertebrados (lombrices,
crustáceos). Algunos pueden alimentarse incluso de las larvas de su misma especie. Es un eficaz depredador de insectos tanto acuáticos como terrestres, ya sea en forma de larva o adulto y que controlará que estas poblaciones no se disparen.

 

¿Dónde podemos encontrarlo?

En la Red Natural de Aragón podemos encontrarlo en diferentes espacios naturales, el tritón pirenaico está ligado a esa cadena montañosa y sus estribaciones: Los Valles Occidentales, Ordesa, San Juan de la Peña, Posets Maladeta y Sierra de Guara. El jaspeado lo podemos citar en: Sierra de Santo Domingo, San Juan de la Peña, Moncayo, Sotos y Galachos del Ebro, coincidiendo en estos lugares con el palmeado, que también encontraremos en: Posets Maladeta, Ordesa y Los Valles Occidentales.

 

 

Agua y bosque, el origen de la vida en la Red Natural de Aragón

By Biodiversidad, Botánica, Espacios Naturales, Noticias
Bosque perennifolio_Red Natural de Aragón

Bosque perennifolio_Red Natural de Aragón

Por Isabel Motilva, educadora ambiental del Centro de Interpretación de Agramonte, en el Parque Natural del Moncayo

El agua y el bosque forman un binomio fundamental para la vida en nuestro planeta. Ambos se encuentran muy unidos y se retroalimentan mutuamente. Sin agua no existiría la vida, gracias a ella las plantas pueden alimentarse y generar la fotosíntesis a través de la cual los bosques nos proporcionan oxígeno, conservan el suelo contribuyendo a frenar la desertización y favorecen el incremento de la humedad ambiental. Una condición que nos lleva a afirmar que son generadores de lluvia en potencia.

El comportamiento de la lluvia fuera o dentro del bosque es diferente: fuera cae con fuerza sobre el suelo arrastrando lo que encuentra a su paso, contribuyendo a la erosión y desertización. Dentro no sucede lo mismo, ya que el follaje de los árboles frena su caída y la reparte en lo que podríamos denominar diferentes recipientes.

Ciclo del agua en el bosque_Red Natural de Aragón

Ciclo del agua en el bosque_Red Natural de Aragón

El comportamiento de la lluvia al impactar con las copas de los árboles de un bosque es fascinante y se desarrolla a través de dos procesos.

Entrada: Una parte del agua de lluvia cae directamente al suelo en los claros del bosque; otra es interceptada por hojas y ramas, parte de la cual se queda en su superficie y otra consigue atravesar dicha estructura cayendo libremente al suelo, es lo que se conoce como trascolación. Evidentemente,, la fuerza con la que baja es mínima evitando la erosión. Otra parte del líquido interceptado se canaliza hacia el tronco, por donde discurre hasta llegar a las raíces, a este efecto se denomina escorrentía cortical.

Una vez en el suelo y dependiendo de la cantidad caída y del poder de absorción del mismo, una porción discurrirá por la superficie en busca de arroyos, otra se infiltrará en el substrato contribuyendo a alimentar las plantas, mientras una tercera seguirá descendiendo hasta rellenar los acuíferos subterráneos, fenómeno conocido como percolación.

Salida: Dependiendo de la radiación solar o del viento, una porción de esa agua que ha entrado o se ha quedado en hojas y ramas transformará su estado de líquido a gaseoso evaporándose. El agua absorbida por las raíces mediante el efecto de la fotosíntesis será conducida con la sabia hasta las hojas donde, según sea la temperatura ambiental, el árbol la transpirará a través de los estomas (sudoración en los animales). A la combinación de estos dos fenómenos se les conoce con el nombre de evapotranspiración.

Así pues los diferentes procesos del “ciclo del agua forestal” son la intercepción, la trascolación, la escorrentía cortical, la evapotranspiración, la infiltración, la percolación y la escorrentía superficial.

El vínculo eterno entre el hombre y la tierra_Red Natural de Aragón

By Espacios Naturales, naturaleza, Noticias, Red Natural de Aragón
Bosque de Gamueta_Red Natural de Aragón

El extraordinario hayedo del bosque de Gamueta es uno de esos lugares en los que es posible sentir la conexión indivisible entre el hombre y la naturaleza_Red Natural de Aragón

 

Por Virginia Castillón y Mª Carmen Baile,

educadoras ambientales de la Red Natural de Aragón

En 1855, un humano al que llamaban salvaje por su forma de vivir y entender lo que le rodeaba dijo: “Lo que les suceda a los animales, luego, también les sucederá a los hombres. Todas las cosas están estrechamente unidas. Lo que acaece a la Tierra, les acaece también a los hijos de la Tierra; pues nosotros sabemos que la Tierra no pertenece a los hombres, que el hombre pertenece a la Tierra” . Fue el mensaje que el Gran Jefe Seattle, líder de varias tribus indias americanas, transmitió al presidente de los EEUU.

Estas personas, consideradas inferiores por las sociedades modernas, eran capaces de tener una gran conexión corporal y espiritual con su entorno, e intentaban establecer vínculos entre los fenómenos de la naturaleza y los cuerpos vivientes. Ellos entendieron el concepto del vínculo eterno entre el hombre y la naturaleza. Una conexión indisoluble no solo a nivel espiritual sino a nivel científico.

Las sociedades modernas podemos llegar a comprender esos vínculos ayudados por la ciencia. Quizá a través de la tabla de los elementos químicos que fluyen formando ciclos, o la geología que nos enseña procesos como la erosión, el desgaste de las rocas o el discurrir de aguas y su papel en el reciclaje de materiales y la interacción de los organismos. En nuestro caso, pequeñas partículas de nuestro cuerpo, llamadas átomos, llevan tiempo haciendo un largo viaje por la biosfera; esa envoltura donde se da la vida. A través de ella, se han reciclado y formado multitud de organismos y compuestos no vivos como las rocas, el agua o el aire. Con el tiempo esas partículas volverán de nuevo a tus músculos para impulsar tu cuerpo, o a tus huesos para darte protección y soporte.

Los seres vivos, las rocas, los ríos, los mares, el aire y todos los elementos de este planeta llamado Tierra están encadenados y conectados. Ahora solo hace falta que nuestra mente de humano moderno, que vive en una sociedad desarrollada, se encienda y aprenda de sociedades “menos avanzadas” la importancia de preservar la naturaleza que nos rodea, si queremos asegurar la supervivencia de nuestra especie.

Un lugar donde encontrar ese vínculo en la Red Natural de Aragón…

Si existe un tipo de bosque que invita a conectar especialmente con la naturaleza ese es, sin duda el hayedo. En el Parque Natural de los Valles Occidentales se halla uno de los más espectaculares de nuestra Comunidad: el hayedo de Gamueta.

Gamueta, en el valle de Ansó, es un importante bosque de hayas y abetos que está considerado el mejor bosque montano del Pirineo Aragonés. Tiene una extensión de unas 100 hectáreas.

Es un paraje en el que la intervención del hombre ha sido escasa, por lo que conserva las características estructurales originales que son propias de estos entornos naturales, es por ello que este bosque es único y singular.

El entorno ha sido preservado gracias al compromiso de los propios vecinos del valle y con la ayuda de instituciones y colectivos sociales de la Mancomunidad Forestal de Ansó-Fago.

Se trata de de uno de los últimos refugios para varias plantas y animales en peligro de extinción y posee el mayor conjunto de árboles monumentales de Aragón.

Caminando entre árboles centenarios…

 

Nos encontramos con un hayedo puro o mixto en las laderas del bosque, mientras que en las zonas de umbría y vaguadas podemos observar el abetal puro. Encontramos gran cantidad de hayas (Fagus sylvatica), abetos (Abies alba) y tejos (Taxus baccata) que impresionan por su gran porte. Algunos superan los 400 años de edad. Es una de las razones por las cuales este bosque es capaz de hacerte conectar con culturas y ritos ascestrales.

A lo largo de la pista forestal encontraremos varios arbustos frutales como el frambueso o Chordonera (Rubus idaeus) o el serbal de cazadores (Sorbus aucuparia).

Habitantes del bosque…

Huella de gato montés_Red Natural de Aragón

Huella de gato montés_Red Natural de Aragón

Las especies de fauna que habitan en el hayedo de Gamueta son muchas y variadas y algunas de ellas catalogadas en Peligro de Extinción como el Oso Pardo (Ursus arctos), que encuentra en la espesura del hayedo cobijo; otros mamíferos que habitan en este paraje son corzos (Capreolus capreolus), jabalíes (Sus scrofa), zorros (Vulpes vulpes), ciervos (Cervus elaphus) garduñas (Martes foina) y martas (Martes martes).

Entre los anfibios y reptiles destaca la presencia de la rana pirenaica (Rana pyrenaica), el tritón pirenaico (Calotritón asper), la lagartija roquera (Podarcis muralis), la víbora áspid (Vipera aspis) y la salamandra (Salamandra salamandra).

Uno de los insectos más llamativos que se puede observar es la rosalía alpina (Rosalia alpina).

En las hayas y abetos de este bosque anidan numerosas especies de aves con una amplia representación de pícidos entre los que destaca la presencia del pico dorsiblanco (Dendrocopos leucotos) y otras aves representativas de este bosque como el mosquitero silbador (Philloscopus sibilatrix), el agateador norteño (Certhia familiaris) o el carbonero palustre (Poecile palustris).