Skip to main content

El vínculo eterno entre el hombre y la tierra_Red Natural de Aragón

By Espacios Naturales, naturaleza, Noticias, Red Natural de Aragón
Bosque de Gamueta_Red Natural de Aragón

El extraordinario hayedo del bosque de Gamueta es uno de esos lugares en los que es posible sentir la conexión indivisible entre el hombre y la naturaleza_Red Natural de Aragón

 

Por Virginia Castillón y Mª Carmen Baile,

educadoras ambientales de la Red Natural de Aragón

En 1855, un humano al que llamaban salvaje por su forma de vivir y entender lo que le rodeaba dijo: “Lo que les suceda a los animales, luego, también les sucederá a los hombres. Todas las cosas están estrechamente unidas. Lo que acaece a la Tierra, les acaece también a los hijos de la Tierra; pues nosotros sabemos que la Tierra no pertenece a los hombres, que el hombre pertenece a la Tierra” . Fue el mensaje que el Gran Jefe Seattle, líder de varias tribus indias americanas, transmitió al presidente de los EEUU.

Estas personas, consideradas inferiores por las sociedades modernas, eran capaces de tener una gran conexión corporal y espiritual con su entorno, e intentaban establecer vínculos entre los fenómenos de la naturaleza y los cuerpos vivientes. Ellos entendieron el concepto del vínculo eterno entre el hombre y la naturaleza. Una conexión indisoluble no solo a nivel espiritual sino a nivel científico.

Las sociedades modernas podemos llegar a comprender esos vínculos ayudados por la ciencia. Quizá a través de la tabla de los elementos químicos que fluyen formando ciclos, o la geología que nos enseña procesos como la erosión, el desgaste de las rocas o el discurrir de aguas y su papel en el reciclaje de materiales y la interacción de los organismos. En nuestro caso, pequeñas partículas de nuestro cuerpo, llamadas átomos, llevan tiempo haciendo un largo viaje por la biosfera; esa envoltura donde se da la vida. A través de ella, se han reciclado y formado multitud de organismos y compuestos no vivos como las rocas, el agua o el aire. Con el tiempo esas partículas volverán de nuevo a tus músculos para impulsar tu cuerpo, o a tus huesos para darte protección y soporte.

Los seres vivos, las rocas, los ríos, los mares, el aire y todos los elementos de este planeta llamado Tierra están encadenados y conectados. Ahora solo hace falta que nuestra mente de humano moderno, que vive en una sociedad desarrollada, se encienda y aprenda de sociedades “menos avanzadas” la importancia de preservar la naturaleza que nos rodea, si queremos asegurar la supervivencia de nuestra especie.

Un lugar donde encontrar ese vínculo en la Red Natural de Aragón…

Si existe un tipo de bosque que invita a conectar especialmente con la naturaleza ese es, sin duda el hayedo. En el Parque Natural de los Valles Occidentales se halla uno de los más espectaculares de nuestra Comunidad: el hayedo de Gamueta.

Gamueta, en el valle de Ansó, es un importante bosque de hayas y abetos que está considerado el mejor bosque montano del Pirineo Aragonés. Tiene una extensión de unas 100 hectáreas.

Es un paraje en el que la intervención del hombre ha sido escasa, por lo que conserva las características estructurales originales que son propias de estos entornos naturales, es por ello que este bosque es único y singular.

El entorno ha sido preservado gracias al compromiso de los propios vecinos del valle y con la ayuda de instituciones y colectivos sociales de la Mancomunidad Forestal de Ansó-Fago.

Se trata de de uno de los últimos refugios para varias plantas y animales en peligro de extinción y posee el mayor conjunto de árboles monumentales de Aragón.

Caminando entre árboles centenarios…

 

Nos encontramos con un hayedo puro o mixto en las laderas del bosque, mientras que en las zonas de umbría y vaguadas podemos observar el abetal puro. Encontramos gran cantidad de hayas (Fagus sylvatica), abetos (Abies alba) y tejos (Taxus baccata) que impresionan por su gran porte. Algunos superan los 400 años de edad. Es una de las razones por las cuales este bosque es capaz de hacerte conectar con culturas y ritos ascestrales.

A lo largo de la pista forestal encontraremos varios arbustos frutales como el frambueso o Chordonera (Rubus idaeus) o el serbal de cazadores (Sorbus aucuparia).

Habitantes del bosque…

Huella de gato montés_Red Natural de Aragón

Huella de gato montés_Red Natural de Aragón

Las especies de fauna que habitan en el hayedo de Gamueta son muchas y variadas y algunas de ellas catalogadas en Peligro de Extinción como el Oso Pardo (Ursus arctos), que encuentra en la espesura del hayedo cobijo; otros mamíferos que habitan en este paraje son corzos (Capreolus capreolus), jabalíes (Sus scrofa), zorros (Vulpes vulpes), ciervos (Cervus elaphus) garduñas (Martes foina) y martas (Martes martes).

Entre los anfibios y reptiles destaca la presencia de la rana pirenaica (Rana pyrenaica), el tritón pirenaico (Calotritón asper), la lagartija roquera (Podarcis muralis), la víbora áspid (Vipera aspis) y la salamandra (Salamandra salamandra).

Uno de los insectos más llamativos que se puede observar es la rosalía alpina (Rosalia alpina).

En las hayas y abetos de este bosque anidan numerosas especies de aves con una amplia representación de pícidos entre los que destaca la presencia del pico dorsiblanco (Dendrocopos leucotos) y otras aves representativas de este bosque como el mosquitero silbador (Philloscopus sibilatrix), el agateador norteño (Certhia familiaris) o el carbonero palustre (Poecile palustris).